Señor, A Quién Iremos

La Nueva Vida en Cristo Es Nuestra Bendición de Pascua

Posted

¡Una Pascua bendecida!

Todos nos damos cuenta de que la Cuaresma, la temporada de penitencia que acabamos de cumplir, lleva cuarenta días. ¡Nuestros niños que renuncian a los dulces se preguntan: Por qué esta temporada lleva tanto tiempo! Está destinado a ser largo, ya que la penitencia toma tiempo.

Bueno, ahora la alegría de la Pascua se hace cargo, ¡y eso dura cincuenta días!

¡La celebración es tan importante como la preparación! ¡La temporada de Pascua es tan importante como la Cuaresma!

Así, el color púrpura se ha ido, las cenizas se han ido; El Aleluya ha vuelto, al igual que las canciones de alegría. El Gloria regresa a la Misa, y en el Evangelio Jesús habla de la vida eterna, el no morir.  Nos bañamos con agua bautismal de Pascua en la Misa.

¡Suena bien para mí!

Nos alegramos con nuestros nuevos católicos, cerca de 2,000 que llegaron a la Iglesia el sábado pasado por la noche. ¡Aleluya! Qué esperanza nos dan, entrando con entusiasmo y libertad a la Iglesia con todos sus desafíos y dolor.

Nuestros hijos recibirán a nuestro Señor en la Primera Comunión abrazadas por familias radiantes.

Nuestros jóvenes serán ungidos con el sagrado crisma en el sacramento de la confirmación, llenos del Espíritu Santo desatado por Jesús.

Las parejas se juntarán en el matrimonio.

Las ordenaciones al sacerdocio y al diaconado se llevarán a cabo en la catedral.

Nuestras religiosas consagradas renuevan sus votos en el aniversario de su entrada en la vida religiosa.

Nuestros jóvenes se gradúan llenos de gratitud y esperanza.

¡La nueva vida de Jesús, resucitado de entre los muertos, resuena en su Iglesia!  A medida que la naturaleza descarga la nueva vida de la primavera, lo sobrenatural, la vida de gracia en nuestras almas y en nuestra Iglesia, difunde a los fieles.

Dejen sonar las campanas, canten los coros, porque los sacramentos son abundantes.

Un mundo fatigado y desanimado por la violencia, los incendios, el crimen, un clima político amargo, el abaratamiento de la vida, respira hondo y susurra y hace la fe bien, no mal; amor, no odio; luz, no oscuridad; la esperanza, no la desesperación; la vida, no la muerte, tiene la última palabra.

¡Para celebrarlo lleva cincuenta días, desde la Pascua hasta Pentecostés! Realmente toma una vida... ¡Piénsalo, una vida eterna!

¡Una Pascua bendecida!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment